logo

logo

lunes, 14 de octubre de 2013

Tarta arco iris


Ingredientes:

270 gr de harina
30 gr de harina de maiz (Maicena) 
1 cucharada de levadura en polvo 
1/2 cucharadita de sal 
300 ml de buttermilk* 
4 claras de huevo (yo usé las que vienen preparadas de Mercadona) 
225 gr de azúcar 
125 gr de mantequilla 
Extracto de vainilla al gusto 
100 gr de chocolate blanco fundido 
Colorante rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta (en gel, no valen los líquidos) 

*(Ya sabéis que si no encontráis buttermilk podéis hacerlo casero, en este caso yo añadí una cucharada de vinagre a 300 ml de leche). 

250 gr mantequilla 
300 gr queso crema 
160 gr azucar glass 
200 gr nata montada 

Preparación :

Tamizar las harinas, levadura y sal. 

Batir el buttermilk, con las claras y el extracto de vainilla. 

Mezclar la mantequilla con el azúcar hasta obtener una masa esponjosa. Si tenéis batidora profesional podéis hacerlo con ella, pero yo últimamente lo hago con la mano. Con el calor de esta, la mantequilla se atempera mejor y no me dejo el brazo intentando mezclarlo con las varillas.

Fundir el chocolate blanco en el microondas y añadirlo. 

Ahora ya sólo queda incorporar a la masa de azúcar y mantequilla los ingredientes secos y los húmedos. Primero añadiremos la mitad de los secos (las harinas) y cuándo se haya mezclado bien añadiremos la mitad de los ingredientes húmedos (buttermilk con claras) y así iremos alternando hasta terminar la masa.

Para que todos los bizcochos salgan iguales o muy parecidos lo mejor es pesar la masa y dividirla entre 6. 

Estas cantidades son para moldes de 18 cm. Si los vuestros son más grandes o más pequeños adaptar las cantidades en la proporción que querais. Tened en cuenta que aunque al principio parezcan bizcochos muy finitos, son 6 capas, así que será más que suficiente. 

Una vez dividida la masa, hay que añadir el colorante a cada una. 

Este bizcocho al no tener yema de huevo sale muy blanquito, por lo que con unas gotitas se tiñe enseguida

Ahora ya sólo queda hornear cada bizcocho a 170 grados (hay que tener el horno precalentado). 

Como son bastante finos con 15 minutos de horneado (más o menos) bastará. Como siempre controlad si están hechos metiendo un palillo y comprobando que sale limpio.


Para hacer el relleno: mezclar la mantequilla, el queso (todo a temperatura ambiente) y el azúcar glass, mejor con batidora profesional o varillas para que no queden grumos. Una vez hecho esto mezclar con la nata ya montada mediante movimientos envolventes para que la nata no baje. 

Con los bizcochos desmoldados y fríos, (yo los envolví en papel film, y los dejé en la nevera toda la noche) ya podéis empezar con el montaje del pastel: poniendo una capa de bizcocho, una capa de relleno, otra de bizcocho y así hasta terminar poniendo lo que os quede de relleno por encima para hacer la cobertura. 


Funte: las recetitas de Mirasens