logo

logo

domingo, 8 de diciembre de 2013

Bueno para estas Navidades...

Para estas navidades hemos decidido enseñar como decorar unas galletas con fondant . La receta de las galletas la encontrarás en nuestro blog.

PARA EMPEZAR...

NECESITAMOS:
Mantequilla para untar
Fondant preparado de los colores que queramos (yo esta vez usé marrón, rosa, blanco y rojo)
Los mismos cortapastas que habíamos usado para hacer las galletas
Un rodillo cortapastas
Un poco de azúcar glas para espolvorear o crisco
Un poco de agua y un pincel finito
Un rodillo

PREPARACIÓN:
Lo primero es lavarnos MUY bien las manos, ya que el fondant se mancha sólo con mirarlo, y nada de anillos ni pulseras. Preparamos todo lo necesario sobre una encimera o mesa MUY limpia (si hay alguna miga, se quedará pegada al fondant y lo manchará).
Como ejemplo, vamos a hacer un hombre de gengibre:


Pues bien, cogemos un trozo de fondant marrón (tanto como para cubrir la galleta que vamos a decorar) y, situándolo entre nuestras palmas, hacemos una bola con él:


Espolvoreamos un poco de azúcar glas sobre la encimera, pero muy poca y que no forme pegotes, porque si no la bola se quedará blanca. Si tenemos crisco, que es una especie de manteca, no hace falta echar azúcar glas, ya que, cuando notemos que el fondant se empieza a pegar a nuestras manos y a la encimera, sólo tenemos que restregarnos las manos con un poquito de crisco y ya no se nos pegará. La verdad es que es mucho más eficaz, pero también es caro y yo ahora mismo no tengo.
En cualquier caso, colocamos el fondant en la encimera:


La amasamos con un rodillo, amasando dos veces en sentido vertical, y dos en sentido horizontal, y así consecutivamente hasta que alcance el grosor que queremos: 1 o 2 milímetros. Lo ideal es que sea fino, para que no quite mucho sabor a la galleta, pero no tan transparente que no podamos separarlo ni de la encimera. Presionamos el cortapastas del muñeco de jengibre y retiramos los que nos sobra.


Con los trozos que os van sobrando podéis ir haciendo bolas y juntando todos los restos que sean del mismo color. Podéis usarlo para otra galleta o bien, si ya no lo váis a necesitar, envolver la bola en papel film (porque si no se seca el fondant).
Seguimos: untamos un pelín de mantequilla en la galleta, pero muy poca:


Colocamos el fondant con cuidado (para levantarlo de la encimera os podéis ayudar de un cuchillo de hoja lisa) encima de la galleta, y apetamos los bordes del fondant contra los bordes de la galleta.


A partir de aquí, ya todo depende de vuestra imaginación.